Acciones que atentan contra el desarrollo sustentable en casa

sustentabilidad-en-casa

Antes de hablar de las acciones que atentan contra el desarrollo sustentable en casa, es importante tener en cuenta que en el 2022 somos casi 8 mil millones de personas en el planeta y el aumento de la población en la sociedad actual, demanda una cantidad desmedida de recursos energéticos para poder suplir sus necesidades como sociedad moderna. Al mismo tiempo como sociedad exigimos a los gobiernos y políticos del mundo que nos brinden unas condiciones mínimas de vida en base a nuestras exigencias de hoy, sin importarnos que estas tengan un impacto negativo en los próximas generaciones.

Todas nuestras demandas y exigencias como sociedad moderna, conllevan grandes consecuencias negativas que impactan directamente en la naturaleza y el bienestar de todos los ecosistemas de la tierra. La deforestación y la tala indiscriminada de árboles, ya sea para llevar a cabo minería, agricultura o para construir ciudades. Los cientos de miles de toneladas de residuos que generamos al año, o la contaminación y emisiones de CO2 en la atmósfera, para poder suplir nuestras exigencias y necesidades energéticas.

La consciencia y responsabilidad social

Si no tomamos consciencia de que necesitamos hacer un cambio de raíz en nuestra sociedad y reducir la demanda y el consumo energético, correremos un alto riesgo de caer en una crisis energética que traiga consigo escasez de productos y materias primas. El nivel de dependencia que tenemos como sociedad con los combustibles fósiles es superlativo, estos suponen el 85% de la energía que consumimos a nivel mundial.

La solución a corto plazo, es reducir el consumo y la demanda. No os dejéis engañar

Si bien las energías renovables son una posibilidad de futuro, es imposible suplir la demanda energética sólo utilizando energías renovables. Para poder haber hecho esto, debimos haber comenzado la transición energética hace más de una década. En la actualidad, tenemos el agua al cuello y no es viable hacer una transición progresiva y sin sufrimiento social.

El precio del petróleo, al formar parte de los recursos agotables, es cada vez mayor y al vivir en un mundo interconectado mediante todas sus industrias. Al subir el precio del petróleo, este impacta en el precio de absolutamente todo. Por lo tanto suben las tasas y esto afecta directa y especialmente en las personas. Ya que suben las tarifas, suben los impuestos, sube el coste de vida y bajan nuestros salarios. De aquí si recuerdan la famosa frase de la agenda 2030 «No tendrás nada y serás feliz«.

Acciones que atentan contra el desarrollo sustentable en casa

A veces sin darnos cuenta, pero en todo momento estamos tomando decisiones que no solo pueden afectar a nuestra vida, sino también a la de nuestro medio ambiente y las especies que lo habitan. Desde los productos que consumimos cada día, la ropa que utilizamos, el consumo de recursos energéticos hasta la eficiencia de nuestros electros electrodomésticos y automóviles. Existen muchos factores determinantes en nuestro día a día, en los cuales si tomamos consciencia y actuamos con responsabilidad, podemos contribuir a reducir nuestra huella ambiental.

Este es un acto de responsabilidad y respeto con la naturaleza, con todos los seres vivos que la habitan y sobretodo con el mundo que vamos a dejar a las próximas generaciones. A continuación destacaré algunos puntos importantes en los cuales podrías reducir tu huella ambienta y contribuir a este cambio.

Pienso, luego compro




Para reducir la demanda energética a nivel social, necesitamos reducir el consumo. Al menos por un buen tiempo… para ello, el reciclaje resulta fundamental. Debemos tener en cuenta que si bien el consumismo agresivo en el que hemos estado inmersos desde los años 90s, nos ha hecho creer que incrementar el consumo haría crecer la economía hasta los confines del universo y más allá, pues lamento decirte que nos han mentido. Cada vez que compras un producto nuevo, dejas una huella medio ambiental, desde la contaminación que produce en su fabricación, hasta la cantidad de materiales que conlleva para su construcción y el packaging que siempre acaba en los vertederos de basura.

Por lo tanto si tomamos consciencia de esto antes de comprar un nuevo producto y previamente valorar si.. ¿es realmente necesario?. En ocasiones, podemos acceder a los mismo productos de segunda mano, comprando usados.

Eficiencia energética en tus compras

Intenta utilizar productos que sean respetuosos con el medio ambiente y dispongan de eficiencia energética. En el caso de electrodomésticos, en tu hogar revisa que tengan etiqueta ecológica antes de comprar uno. De esta manera te aseguras que el consumo energético será mas eficiente y tendrá menor impacto.

En el caso de los automóviles, está claro que no todo el mundo tiene la posibilidad de comprar un auto con la última tecnología híbrida o eléctrica que tenga un menor impacto en el medio ambiente. Es importante tener claro que la fabricación de nuevos automóviles, conlleva grandes cantidades de recursos energéticos. Sin embargo, si estás en pensando en comprar un auto nuevo, procura adquirir un modelo que sea respetuoso con el medio ambiente, ya que no solo contribuyes a reducir la huella de carbono, sino que también ahorrarás grandes cantidades de dinero en gasolina.

Evita el plástico

De más está decirte que el plástico no es biodegradable y que de tanto tirar plástico en nuestro residuos, en la actualidad mas del 40% de la superficie de nuestros océanos están hasta arriba de plástico, tanto es así que hemos creado una isla de plástico en el medio del océano pacifico, compuesta por de 80.000 toneladas de plástico, que tiene las dimensiones de gran bretaña. Estas cantidades descomunales de residuos no degradables en nuestros océanos, están dañando toda la fauna marina y contaminan cada vez mas los mares.

Si bien la mayoría de los gobiernos del mundo, nos torturan obligándonos a utilizar menos plástico. Haciendo uso de bolsas reutilizables en los supermercados y en todo tipo de tiendas, en la mayoría de los supermercados el 99% de los alimentos siguen siendo empaquetados con plástico. Aún así, contra la hipocresía de los gobiernos es difícil luchar. Ahora bien, si puedes tratar de evitar utilizar bolsas de plástico, así como también comprar productos que vengan empaquetados en plástico, desde luego estarás aportando a reducir tu huella ambiental.

Consumir productos de comercio justo

Puedes contribuir a minimizar el impacto la naturaleza y la vida silvestre del planeta, apoyando a ciertos tipos de marcas y productos que son respetuosos con el medio ambiente. Desde alimentos, hasta productos textiles. Procura apoyar y consumir los productos que tengan certificación de comercio justo y lleven a cabo una producción sostenible con el medio ambiente. Desde el consumo de alimentos orgánicos, sin pesticidas, hasta el cultivo de café a la sombra, que es respetuoso con los habitats naturales de los bosques y las especies que lo habitan.

Cuidar el consumo de agua

Dependiendo del país y la ciudad en la que vivas, si es posible. Evita utilizar agua embotellada. Entiendo que en muchas ciudades, la calidad del agua del grifo es muy mala y en esos casos, está claro que la mejor opción es el agua embotellada. Pero si este no es tu caso, y puedes evitar o bien reducir el consumo de agua embotellada, estarás contribuyendo a reducir el impacto negativo que tiene el plástico en muchas comunidades locales y sobretodo en la vida silvestre.

A nivel de consumo de agua local, siempre es recomendable dentro de lo posible que no abuses del tiempo en la ducha. Procura tomar duchas cortas. Si hay fugas de agua en alguna zona de tu casa, intenta repararla. Si tienes productos del hogar, intenta que sean con un flujo de agua reducido y eficiencia en el consumo. Contribuir al ahorro del agua, depende de todos.

Fuentes de energía renovable

Uno de los problemas mas graves que tenemos en relación a la crisis energética en la que estamos sumergidos, es sin duda nuestra dependencia energética con los combustibles fósiles. Si tienes la posibilidad económica y país o ciudad te lo permite, es muy recomendable el uso de energías renovables para tu sistema eléctrico hogareño.

Dependiendo de las infraestructuras de tu casa, puedes utilizar placas solares o algún sistema de energía eólica, si vives en zona de viento. Sea cual sea tu situación, si tu economía te lo permite. Esta es una gran opción, no solo porque al cabo de unos años habrás amortizado el gasto energético anual, sino porque también estarás contribuyendo a reducir el cambio climático y la preservación de los ecosistemas.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.