¿Que recursos naturales proporcionan los ríos a las primeras civilizaciones?

nilo

¿Que recursos naturales proporcionan los rios a las primeras civilizaciones?

Cuando nos preguntamos que recursos naturales proporcionan los rios a las primeras civilizaciones, hay que comprender que los ríos eran lugares atractivos para las primeras civilizaciones porque proporcionaban un suministro constante de agua potable y animales de caza, hacían que la tierra fuera fértil para el cultivo y permitían un fácil transporte.

Las primeras civilizaciones fluviales eran todos imperios hidráulicos que mantenían el poder y el control a través del control exclusivo sobre el acceso al agua. Este sistema de gobierno surge por la necesidad de control de inundaciones y riego, lo que requiere una coordinación central y una burocracia especializada.

Las jerarquías hidráulicas dieron origen a la institución permanente establecida del gobierno impersonal, ya que los cambios en el gobierno generalmente se daban en el personal, pero no en la estructura del gobierno.

El agua, el origen de las primeras civilizaciones

Entre los ejemplos mas notables de las primeras civilizaciones que hicieron uso de los recursos naturales que proporcionaban los ríos, están los antiguos Egipcios. Estos se asentaron a orillas del río Nilo y los Mesopotámicos en la media luna fértil en los ríos Tigris y Éufrates. En el caso de los Chinos antiguos se asentaron junto al río Amarillo y en la India antigua en el Indo.

Estas primeras civilizaciones comenzaron a formarse alrededor de la época de la Revolución Neolítica (12000 a. C.). Los ríos eran lugares atractivos para las primeras civilizaciones porque proporcionaban un suministro constante de agua potable y hacían que la tierra fuera fértil para los cultivos. Además, los bienes y las personas podían transportarse fácilmente, y las personas de estas civilizaciones podían pescar y cazar los animales que venían a beber agua. Además, aquellos perdidos en el desierto podrían regresar a la civilización viajando río abajo, donde los principales centros de población humana tienden a concentrarse.




Los imperios hidráulicos

Aunque cada civilización era única y diferente, podemos ver patrones comunes entre estas primeras civilizaciones, ya que todas estaban basadas en ríos. En particular, estas primeras civilizaciones fueron todos imperios hidráulicos. Un imperio hidráulico (también conocido como despotismo hidráulico o imperio del monopolio del agua) es una estructura social o gubernamental que mantiene el poder a través del control exclusivo sobre el acceso al agua.

Este sistema de gobierno surge por la necesidad de control de inundaciones y riego, lo que requiere una coordinación central y una burocracia especializada. Esta estructura política se caracteriza comúnmente por un sistema de jerarquía y control basado en clases o castas. El poder, tanto sobre los recursos (alimentos, agua, energía) como sobre los medios de ejecución, como el ejército, son vitales para mantener el control.

La mayoría de los imperios hidráulicos existen en regiones desérticas, pero la China imperial también tenía algunas de esas características, debido a las exigentes necesidades del cultivo del arroz. El único imperio hidráulico que existió en África estuvo bajo el estado de Ajuran cerca de los ríos Jubba y Shebelle en el siglo XV EC.

Karl August Wittfogel, el erudito alemán que desarrolló por primera vez la noción del imperio hidráulico, argumentó en su libro: Despotismo oriental(1957), ese fuerte control gubernamental caracterizó a estas civilizaciones porque un recurso particular (en este caso, el agua del río) era una parte central de los procesos económicos y ambientalmente limitado. Este hecho facilitó el control de la oferta y la demanda y permitió el establecimiento de un monopolio más completo, y también impidió el uso de recursos alternativos para compensar.

Sin embargo, también es importante tener en cuenta que los proyectos de riego complejos son anteriores a los estados de Madagascar, México, China y Mesopotamia y, por lo tanto, no se puede decir que un recurso agotable y económico fundamental exija necesariamente una fuerte burocracia centralizada.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.