Cuál es el impacto de los combustibles y posibles alternativas de solución

¿Cuál es el impacto de los combustibles y posibles alternativas de solución?

Si nos preguntamos ¿Cuál es el impacto de los combustibles y posibles alternativas de solución?, sin duda estos impactan directa y principalmente en nuestra salud y la de todos los seres vivos que habitan el planeta.

De la revolución industrial a esta parte, si bien es verdad que hemos avanzado a pasos agigantados en nuestra calidad de vida como humanidad, de igual manera hemos comenzado un proceso sistemático de acciones que atentan contra el desarrollo sustentable, contaminación y emisión de todo tipo de gases tóxicos en la atmósfera del planeta.

En especial el monóxido de carbono, dióxido de carbono, el oxido de nitrógeno y el dióxido de azufre, han ido generado grandes concentraciones de contaminación, especialmente en las grandes urbes. Afectando la calidad del aire y provocando graves daños en la salud de las personas y los animales.

Algunos de los focos principales de emisión de gases que contaminan el aire del planeta, provienen en parte de centrales térmicas, transportes y calefacciones de uso doméstico. Estos requieren el uso de petróleo, gas natural y el carbón.

¿Qué son los combustibles y cómo se clasifican?

Los combustibles se utilizan principalmente para impulsar medios de transporte como automóviles, aviones o barcos. Hay varios tipos de combustibles líquidos, gaseosos, pero también sólidos, a partir de los cuales se puede obtener energía de accionamiento. Los combustibles, haciendo alusión a su nombre, combustionan. Es decir, cuando se queman, la energía química se libera y se convierte en fuerza motriz.

Combustibles sólidos

Entre los combustibles sólidos que se encuentran en los recursos naturales y son utilizados para producir energía a través de la combustión de los mismos. Podemos destacar la biomasa y el carbón. En un segundo plano también podemos encontrar la madera.

Combustibles líquidos

Los combustibles líquidos como el aceite de calefacción, la gasolina y el gasóleo se obtienen exclusivamente de la destilación del petróleo crudo. Estos no solo se utilizan para generar calor, sino también como propulsores o combustibles en motores de combustión interna. Entre los que más utilizamos, podríamos destacar la gasolina, el combustible diésel y biodiésel.

Combustibles gaseosos

Los combustibles gaseosos, se utilizan principalmente para calentar edificios y generar electricidad. Sin embargo, dado que la calefacción con gas es uno de los combustibles fósiles, a muchos les gustaría cambiar de esta forma de calefacción. Y eso es comprensible. Los combustibles fósiles solo están disponibles en cantidades limitadas en la tierra y eventualmente se agotarán como recursos naturales. Además, siempre se liberan ciertas cantidades de dióxido de carbono con el calentamiento de gas, lo que también contamina el medio ambiente.

Entre los combustibles gaseosos, podemos destacar el gas natural. Es un recurso natural compuesto por diferentes gases, pero tarda mucho en formarse. Por esta razón, el gas natural se trata como un combustible fósil cuyos recursos en la tierra son finitos en comparación con nuestro consumo actual.

También podemos destacar el biogás, se puede utilizar para generar calor o electricidad, siendo la combustión absolutamente neutra en CO2. El poder calorífico, a su vez, depende del contenido de metano del biogás.

¿Cuál es el impacto de los combustibles?

Cuándo nos preguntamos ¿Cuál es el impacto de los combustibles y posibles alternativas de solución? debemos tener en cuenta que el uso de combustibles fósiles para generar energía y abastecer a nuestra sociedad en la actualidad, tiene un impacto en múltiples sectores y no existe una solución inmediata. El nivel de consumo actual y la demanda social es cada vez mayor, con lo cual se requiere cada vez mas energía distribuida a través de diferentes sectores.

El impacto ambiental

Al hacernos la pregunta de ¿Cuál es el impacto de los combustibles y posibles alternativas de solución? Podemos decir que en el plano medio ambiental, la situación es crítica. Las emisiones de gases de efecto invernadero que estamos generando en la atmósfera, la degradación de nuestros bosques, la contaminación del aire, el agua, los suelos y el calentamiento global, sin duda tienen un impacto en nuestro presente y este irá acrecentándose en nuestro futuro si no actuamos de manera determinante.

El impacto económico

El impacto económico en relación a los combustibles, es una realidad puede desencadenar un colapso económico a nivel mundial, ya que de una manera u otra, la economía de todos los países está interconectada. A día de hoy el precio del petróleo sigue en aumento, debido a que este es un recurso agotable y una de las principales fuentes de energía que utilizamos. Al subir los costes de los combustibles, subirán todas las tasas y esto provocará que haya escasez de todo tipo e inflación. Este tipo de situaciones de crisis energética, tendrá un gran impacto en gran parte de las sociedad de clase trabajadora, ya que la contracción económica se ajustará en relación a los salarios y el desaceleramiento de la economía.

El impacto en la salud

El uso de combustibles fósiles y la emisión de diversos tipos de gases tóxicos en el aire, así como la contaminación del agua, desde luego tiene un impacto altamente negativo en nuestra salud. Provocando diferentes tipos de enfermedades respiratorias, pulmonares y cáncer. No sólo en humanos, sino en diferentes tipos de especies que habitan en la naturaleza. Incluso la extinción de muchas de ellas.

El monóxido de carbono

El monóxido de carbono es mortal y peligroso para nuestra salud y la de los animales, este se produce principalmente cuando la gasolina del motor no consigue quemarse por completo, suele ser el típico caso cuando el motor arranca en frío o está al ralentí. O bien si hay un defecto en el auto.

El dióxido de carbono

El efecto de las emisiones de gases, en especial dióxido de carbono persiste obstinadamente en la atmósfera y es responsable del calentamiento global. Estas emisiones de dióxido de carbono no permiten que los rayos del sol reflejados en la superficie de la tierra puedan regresar al espacio y permanecen rebotando dentro de nuestra atmósfera. Esto produce que la temperatura del planeta incremente, debido a los gases de efecto invernadero.

El oxido de nitrógeno

Los óxidos de nitrógeno y el dióxido de nitrógeno son gases que pueden provocar enfermedades respiratorias graves. Son altamente tóxicos y funcionan incluso en las cantidades más pequeñas. También provocan lluvia ácida en la atmósfera, que a su vez daña las plantas y los árboles.




El dióxido de azufre

El dióxido de azufre se encuentra principalmente en el diésel y es altamente irritante para los pulmones. Este componente también contribuye a la lluvia ácida y es extremadamente agresivo para árboles y estructuras. También contribuye a una muerte regresiva de los bosques debido al dióxido de azufre.

Impacto de los combustibles y posibles alternativas de solución

En la actualidad no disponemos de una solución definitiva e inmediata, ya que lamentablemente hemos actuado muy tarde de cara a llevar a cabo la transición energética de manera lenta y progresiva. Si buscamos soluciones a corto plazo e inmediatas, lo correcto sería hacer un mix energético entre energías renovables, Gas natural y energía nuclear. Al menos hasta que dispongamos de los recursos y la tecnología suficiente para poder dar el salto definitivo.

El nivel de demanda energética y el consumo masivo que requiere nuestra sociedad es demasiado alto, y parece ser que no estamos dispuestos a reducir nuestra calidad de vida en pos de ganar un poco mas de tiempo. Ante esta situación, resulta imposible poder suplir esta alta demanda haciendo uso únicamente de energías renovables. Es por esto que con el nivel de consumo que tenemos, somos altamente dependientes de utilizar combustibles fósiles.

Al mismo tiempo las reservas de petróleo, al formar parte de los recursos agotables, siguen disminuyendo, lo cual genera que el precio del petroleo aumente progresivamente pudiendo encaminar toda nuestra sociedad a un colapso mundial.

Energías renovables

Si bien sabemos que el uso de energías y/o recursos renovables, es el camino correcto de cara a detener la contaminación de la atmósfera, y evitar seguir generando gases de efecto invernadero. Incluso teniendo en cuenta que en su mayoría son recursos inagotables, al menos en lo que se podría considerar la escala de tiempo humana.

La realidad es que la demanda de energía que requiere nuestra sociedad en la actualidad es muy alta y resulta imposible poder realizar una transición energética de manera inmediata utilizando únicamente energías renovables, ya que no podríamos suplir la demanda energética en relación al consumo energético actual.

Lo correcto debió haber sido, ir haciendo la transición de manera progresiva desde hace más de una década, y no esperar a llegar a un punto crítico que nos obligue a tener que tomar medidas drásticas e inmediatas. Pero lamentablemente a unos cuántos les interesaba seguir ganando dinero hasta el último minuto.

A pesar de que actuamos mal y tarde, los recursos renovables resultan una excelente solución para poder suplir una parte de la demanda energética e ir progresivamente decreciendo la dependencia de los combustibles fósiles. Entre los países que en la actualidad utilizan casi el 100% de su energía a través de recursos renovables, podemos destacar: Noruega, Islandia, Costa Rica y Uruguay.

Gas natural líquido

El GNL o bien Gas natural líquido se compone en gran medida por metano, este nos proporciona determinadas garantías en relación a la seguridad y la disminución de las emisiones de gases en la atmósfera en comparación con el uso de combustibles fósiles más contaminantes. En la actualidad Qatar, Australia y EE.UU son los principales distribuidores del mundo.

Energía de fusión

La energía de fusión es la que se libera al producirse la combinación de los núcleos de los átomos, formando así núcleos que incrementan su tamaño. De tal forma, la energía de fusión ejecuta procesos similares a los del Sol para generar energía. Esta energía es de alto rendimiento y se la considera una energía limpia. Actualmente se están consiguiendo avances en relación a la tecnología de fusión nuclear, que de ser posibles podría se un gran recursos energético del cual podríamos suplir nuestra demanda.

Impacto en la sociedad y posibles escenarios futuros

Existen diversos escenarios en los cuales podríamos adentrarnos, estos varían en tiempo y en intensidad en base a cómo actuemos ante esta problemática global. Estos van desde un decrecimiento controlado hasta un colapso, pasando por una especie de neo feudalismo totalitario. Al final, es posible que en las diferentes zonas del planeta, se apliquen medidas diferentes.

No es lo mismo lo que puede hacer China en caso de un decrecimiento forzado y rápido que lo que puede hacer, por ejemplo, Europa. Sin embargo, todos los posibles escenarios tienen rasgos comunes, pues el problema de base es el mismo. En el caso chino, por ejemplo, pueden utilizar medidas coercitivas en la población para qué acepten situaciones de racionamiento. En occidente, sería un caos de protestas y desorden. De hecho, es algo que ya estamos empezando a ver actualmente.

Como decíamos, no todas las zonas tienen por qué seguir la senda al mismo tiempo. Los países y zonas más débiles son los que notan antes los efectos. Aunque las causas pueden ser comunes, la forma de afrontarlas y la rapidez con que lleguen los efectos para el grueso de la población pueden variar entre zonas geográficas.

Otro escenario posible, es nacionalizar empresas del sector energético. Como ya no serían rentables a nivel económico en un mercado «normal», se nacionalizarían para repartir los costes entre toda la población y que así algo tan vital como la producción energética pudiera seguir funcionando. Esta sería una medida de emergencia, pero daría algo de tiempo para impedir un colapso más rápido y desordenado, aunque a costa de mucho sufrimiento social. Esto en Francia ya se está planteando, el estado francés tomaría el control de algunas empresas energéticas con la excusa de controlar los precios, pero en el fondo es una «patada para adelante».

En el peor de los escenarios posibles, muchos estados se volverían totalitarios y militaristas e irían a por los recursos que quedarán disponibles. Dejarían caer, o provocarían la caída, de otros países para liberar recursos para ellos mismos.

Finalmente, la conclusión que nos dejan todos estos posibles escenarios, es que si de algo podemos estar seguros, es de que va a haber escasez de recursos y, sobre todo, escasez de recursos a precios asequibles para el sistema productivo tal y como está diseñado actualmente.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.